Aprender a ser y estar

La respuesta a la ansiedad y al desaliento no consiste
en «Hacer» sino en «Ser y Estar» entonces, ¡MEDITA!

Por Khalsa Kaur

Sat Nam Rasayan en sánscrito se traduce en: relajación profunda en tu verdadero “Ser”.

El ajetreo y convulsión de la sociedad actual y del “modus vivendi” en que estamos inmersos nos hace sentir que no hay una dirección en nuestras vidas, no hay un objetivo claro que nos de satisfacción plena. La depresión, el desaliento, el vacío interno nos acompañan… el tiempo va pasando y una mañana sentimos que la vida se nos escapa como el agua entre los dedos, dejándonos la quimera de una sensación que se desvanece, sentimos que nuestra vida es fútil y que no sabemos quiénes somos, ni cuál es nuestra meta. Las metas que nos propusieron cuando nos educaron son un fracaso, porque, aunque las hayamos conseguido, no son más que logros en los que no encontramos satisfacción.

Mayoritariamente nos construimos una “razón de ser” superficial y banal. Centramos nuestros objetivos en consecuciones y logros materiales sobre los que construimos una falsa sensación de bienestar. Un trabajo, una pareja, una familia… Y perfilando más, un falso concepto de prosperidad, una pareja que llene nuestras carencias, un trabajo con el que ganar mucho, para tener una familia que viva muy bien, y disponga de las mejores casas, salud, alimentación, vestidos, automóviles, estudios, incluso sistemas de ocio, prácticas deportivas o vacacionales. Todo esto no es más que el guion que hemos asumido de la Comedia.

Aunque estas propuestas son correctas y naturalmente licitas, no deberían ser ellas las protagonistas de nuestras vidas, sino que los verdaderos objetivos deberían estar en nosotros mismos, en quiénes somos nosotros, los verdaderos Actores de esa Comedia. Quiénes somos mientras vivimos estas propuestas que configuran la naturaleza del personaje que representamos.

Porque el Actor es el alma del personaje y en realidad el personaje está vacío, no existe más que en el papel, solo le da vida el Actor.

Cuando como Actor nos identificamos con el personaje y con el guion que representa, entonces no percibimos más que ese vacío. Entonces aparecen la frustración, la depresión y la ansiedad, el sin sentido y nada de lo que hay en el guion nos da satisfacción.

Importa más “cómo hacemos” que lo que realmente hacemos, y cuanto más profundizamos en este planteamiento, más descubrimos que, en realidad, lo importante ni siquiera es “Hacer”, sino que lo que proporciona la auténtica realización de la vida es, “Ser mientras se hace”. Y haciendo honor a nuestra lengua, tan rica en matices, yo diría “Ser y Estar”. Cuando realmente vivimos el “Ser y Estar”, la Vida fluye plena y satisfecha en nosotros con independencia de lo que se hace, y no importa si el hacer cambia, porque lo que es inmutable es “Ser y Estar”, es decir, una atención plena desde la consciencia en cada presente de la vida, en el que la Vida y el Individuo no están separados. Khalsa Kaur, profesora autorizada de SNR.

Khalsa Kaur es la directora de la formación de San Nam Rasayan en Gobinde.

, ,
Entrada anterior
La maternidad o el encuentro con la propia sombra

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú