Entrelaza los dedos con las palmas separadas.

Los hombres colocan el pulgar derecho sobre el izquierdo y presionan ligeramente el pulgar izquierdo con el derecho.

Las mujeres colocan el pulgar izquierdo sobre el derecho y presionan ligeramente el pulgar derecho con el izquierdo.

Junta el área carnosa en la base de los pulgares, uniendo el lado positivo y el negativo para crear el efecto deseado. El pulgar representa el ego y la afirmación vital del yo. Su monte se asocia con la sensualidad, la sexualidad y la líbido, la energía creativa dinámica que puede ser canalizada.

El pulgar que queda en el interior del mudra se coloca en la membrana entre el pulgar y el índice de la mano opuesta. Esta posición del pulgar es natural, una ligera presión bastará. No hace falta que la fuerces, sino que estimules el área con toda la intención. En la digitopuntura se trabaja este punto para tratar los trastornos estomacales e intestinales, la sinusitis, los resfriados, los dolores de garganta y la tos. Si te fijas en los órganos implicados, verás que tienen relación con la aceptación, el desapego, la verdad, la vivencia de la imposición desde fuera o el reconocimiento desde dentro.

Practicarlo en postura meditativa descansando las manos en el regazo te brindará la capacidad de concentrarte fácilmente.

En algunas posturas de yoga se hace con las palmas juntas porque te permite trabajar más la apertura de hombros y las costillas superiores. Sostenerlo por detrás de la espalda te proporcionará más sujeción. No se suele indicar, así que presta atención en las kriyas.

Por otra parte sienta muy bien practicarlo antes de levantarte del sueño de la noche o de la siesta. Lo colocas detrás de la cabeza mientras los codos quedan en la almohada y tomas varias respiraciones sintiendo cómo se abre el tórax. Te motivarás a emprender tus quehaceres mientras se deshacen las tensiones. Asimismo lo puedes usar para salir de una relajación larga y hacer alguna visualización motivante o conquistar una actitud positiva.

Este mudra concentra la energía del segundo chakra y la orienta a chakras superiores. Por esto tiene dos efectos principales: canalizar la energía sexual o creativa y promover el equilibrio glandular. Obtenemos energía para sentirnos preparados, ágiles, que somos eficientes y que tenemos verdadero interés por nuestra vida.

Siri Tapa, verano 2009

, ,
Entrada anterior
Yoga para tus órganos I
Entrada siguiente
Yoga para tus órganos II. El Hígado

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú