Libros: Samkhyakarika

Esta edición y traducción del Shamkyakarika de Isvarakrsna, a cargo de Laia Villegas es una delicia. Para los que no conocéis el shamkya, debéis saber que se trata de una escuela de filosofía –la más antigua en la tradición hindú–, extinguida a finales del siglo XVII y cuya influencia alcanza franjas tan sustanciales del pensamiento indio como las upanishad, la mitología de tradición oral o purana, partes tan ilustres del Mahabharata como el Moksadharma y la Bhagavadgita, la medicina tradicional india o Ayurveda, el shivaísmo de Cachemira, los tratados de Hatha Yoga y los Yogasutras de Patañjali.

Lo cual sería ya un motivo poderoso para despertar la curiosidad de cualquier yogui, pues la esencia del samkhya parece empapar las raíces más profundas del yoga. Pero si esto no bastara, yo te invito a sumergirte en una cosmovisión coherente, accesible y compacta, cuyo principal objetivo es conocer la naturaleza de las cosas, con el fin de disolver todo sufrimiento en esta forma limitada de existencia, transitoria, representada por la rueda karmática del samsara, y alcanzar moksa, kaivalya o nirvana, que, según las diferentes escuelas, es la salvación.

La introducción del libro es espléndida. En pocas páginas puedes tener un perfecto bosquejo mental de la situación, por lo que resulta muy provechoso leerla. Si tiendes a evitar los prólogos por ser aburridos, superfluos o en ocasiones engorrosamente protagonistas, te aseguro que este no es el caso.

Las estrofas de Isvarakrsna están presentadas con su texto original sánscrito, grafiadas en devanagari. Debajo viene su transliteración en alfabeto IAST, para su correcta pronunciación en caso de que te animes a zambullirte en ese juego. Luego viene la traducción de la estrofa y finalmente un jugoso comentario de la misma. Además esta edición añade referencias directas a los Yogasutras de Patañjali, siempre que aparecen nociones comunes entre ambos sistemas filosóficos, lo cual resulta muy sugerente y valioso para los profesores de yoga.

No te desvelo más, para que seas tú quien se sorprenda ante esta maravillosa y ancestral herramienta del pensamiento hindú. Es un libro pequeño y se puede transportar bien. Durante un paseo por el río, después de meditar sobre la interacción de prakriti –la materia– con purusa –la conciencia–, no hay como echarse en la hierba y dejar la mirada perdida en el cielo, entre las nubes, sintiendo la mente expandirse y penetrar en alguna verdad eterna.

Laia Villegas es una experta sanscritista, y su traducción de las Samkhyakarika, publicada en la Editorial Kairós, es la primera que se hace en nuestro idioma, todo un lujo.

Varuna

, , ,
Entrada anterior
Kundalini no hace tonterías
Entrada siguiente
Reengancharte a la práctica

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.

Menú