Yoguis, tened cuidado con vuestras articulaciones

La primavera pasada tuve el honor de ser invitada para coordinar conjuntamente una capacitación en Avenues Yoga Studio, en Salt Lake City. Los veintitantos estudiantes fueron amables, curiosos y se mantuvieron alineados con nuestro enfoque más pausado de lo habitual, tanto en la práctica de āsanas como en nuestro énfasis en la meditación y la filosofía. Me inspira saber que este grupo de profesores está aportando su sabiduría al mundo del yoga.

Al principio del entrenamiento, una estudiante que había estado enseñando en un gimnasio hizo una pregunta muy importante. Explicó que una de sus alumnas se volvió inusualmente flexible antes de la ovulación (probablemente debido a la presencia de relaxina, una hormona que relaja los ligamentos que mantienen unidas las diversas articulaciones de la pelvis: articulaciones de la cadera, articulaciones sacroilíacas y sínfisis púbica). Esta estudiante dijo que alentó a su alumna a avanzar más en las poses durante ese período de su ciclo, ya que era más flexible.

“¿Debería seguir haciendo esto?”, me preguntó.

Hace veinte años hubiera dicho que sí. De hecho, animé a las mujeres a aprovechar la flexibilidad inducida por la relaxina durante el embarazo. Nunca más.

Afortunadamente, a la tercera vez que cursé anatomía, la importancia de comprender las estructuras de los ligamentos y los tendones finalmente cristalizó en mí. (Para aclarar, los ligamentos conectan hueso con hueso en las articulaciones, los tendones conectan músculo con hueso en las articulaciones). Se construyen ligamentos y tendones de tejido conjuntivo denso, regular: colágeno. Los ligamentos son tejidos fibrosos densos diseñados para limitar el movimiento de nuestras articulaciones.

Repite esto tres veces: Los ligamentos están diseñados para limitar el movimiento de nuestras articulaciones.

Esto también es muy importante: los ligamentos y tendones se consideran avasculares, es decir, que no contienen flujo sanguíneo propio. El oxígeno y otros nutrientes se trasmiten a los ligamentos y tendones desde las células externas a los tejidos. Debido a que estas estructuras han de ser resistentes, están compuestas principalmente de fibras de colágeno con algo de elastina, para crear una pequeña cantidad de estiramiento.

¡No te tuerzas el cuerpo!

¿Alguna vez te has torcido un tobillo? ¿Cuánto tiempo tardó en sanar y volvió a su estabilidad anterior? Cuando te tuerces el tobillo, estiras demasiado los ligamentos. Debido a que el tejido es avascular, no se cura tan rápido como lo hace el músculo. Los ligamentos no tienen la “memoria” que tiene el tejido muscular. Cuando se estira demasiado el ligamento, es muy probable que no recupere su longitud anterior.

El tejido ligamentoso

Si los ligamentos están destinados a proteger las articulaciones limitando su movimiento, el estiramiento excesivo continuo de las articulaciones puede provocar inestabilidad articular con el tiempo. Conozco a varios practicantes curtidos que ahora tienen más de 50 años, incluyéndome a mí, que lamentan haber estirado demasiado las articulaciones en su día. Demasiados practicantes con muchas horas de práctica a la espalda ahora poseen articulaciones artificiales para reemplazar las que usaban en exceso.

Esas poses de fantasía las hacías hace mucho tiempo cuando no importaban sus consecuencias.

Āsana saludable

Las personas flexibles tienen una tendencia mucho mayor a estirar demasiado las articulaciones que las personas más rígidas. Armados con la filosofía generalizada de “sin dolor, no hay beneficio”, durante las flexiones tendemos a seguir estirándonos hasta que sentimos dolor. Debido a que nuestros músculos están lo suficientemente flojos como para no sentir mucho allí, colapsamos en nuestras articulaciones donde hay mucha sensación. Esto no solo estira demasiado nuestros ligamentos, sino que también puede desgastar el cartílago que protege nuestras articulaciones y las mantiene ensambladas sin problemas.

La respuesta contradictoria

Mi consejo para la pregunta de la estudiante fue animar a su alumna a proteger sus articulaciones, a hacer menos en lugar de más. Es contra intuitivo, lo sé, especialmente cuando muchas clases de āsanas alientan a las personas a superar sus límites y balancear esas poses elegantes. Si los ligamentos de una persona se vuelven inestables por la relaxina, o por el calor excesivo o cualquier otro factor externo, se crea una situación de desequilibrio en las articulaciones.

No animaría a un estudiante de yoga con músculos a levantar más pesas y ponerse rígido. Del mismo modo, un estudiante demasiado flexible no se beneficia de volverse aún más flexible. Demasiada flexibilidad es tan poco saludable como demasiada rigidez. El equilibrio es lo que buscamos en la práctica de āsanas. Familiarízate con el rango normal de movimiento.

Por supuesto, practica para alargar los músculos y recuerda que se necesitan 30 segundos de estiramiento continuo para que la neurona del huso muscular permita que su músculo se habitúe a una longitud nueva y más larga.

Así que tómate tu tiempo y sé diligente. Cuando sientas que el tejido se estira a lo largo de los huesos, siempre que ese estiramiento no sea extremo, probablemente sea saludable. Cuando sientas molestias en una articulación, deja de hacer lo que estás haciendo.

Y, por favor, protege las articulaciones futuras de tus estudiantes enseñándoles la diferencia.

Traducido por Javi Gobinde


Charlotte Bell
Charlotte Bell descubrió el yoga en 1982 y comenzó a enseñar en 1986. Charlotte es la autora de Mindful Yoga, Mindful Life: A Guide for Everyday Practice, publicado por Rodmell Press. Su segundo libro, Yoga for Meditators (Rodmell Press) se publicó en mayo de 2012. Escribe una columna mensual para la revista CATALYST Magazine y es editora de Yoga U Online. Charlotte es miembro de la junta fundadora de GreenTREE Yoga, una organización sin fines de lucro que lleva el yoga a las escuelas y a poblaciones desatendidas. Músico de toda la vida, Charlotte toca el oboe y corno inglés en Salt Lake Symphony y el sexteto popular Red Rock Rondo, cuyo DVD ganó dos premios Emmy en 2010.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Entradas relacionadas

Menú